QUÉ VER EN LILLE: LA CAPITAL DEL NORTE DE FRANCIA

Lille es probablemente la gran ciudad francesa más desconocida para el turismo extranjero. ¿Sabíais que la región metropolitana de Lille es la cuarta de Francia? ¿Y que era capital de Nord-Pas de Calais que, con sus 48 museos, era la región con más alta concentración de museos del país –ahora es la capital de la nueva región Altos de Francia, que incluye Nord-Pas de Calais y Picardía? ¿Y que tiene la ciudadela más antigua y mejor conservada de Francia? Ya hablamos de las maravillas que ver en el norte de Francia ahora vamos contarte qué ver en Lille, su capital.

Norte de Francia Lille Calles

POR QUÉ VIAJAR A LILLE Y CÓMO LLEGAR A LILLE

La intensa historia de la capital de la antigua Nord-pas de Calais, actual Altos de Francia, ha dejado su huella en la ciudad: desde los edificios de la vieja Lille a sus numerosas fortificaciones, iglesias, la Ópera, la antigua Bolsa y Euralille, la parte más moderna.

Norte de Francia Lille Estacion Tren Museo

Además Lille, como buena ciudad universitaria, es una de las capitales con vida cultural más intensa y con más “fiesta” de Francia. Todos los años llegan miles de estudiantes de Erasmus, ¡y ellos saben como animar una ciudad! Eventos culturales y exposiciones, museos, bares, restaurantes y estaminets con una oferta gastronómica –y de cervezas– impresionante… está garantizado que no os vais a aburrir en la capital de Altos de Francia.

Su posición estratégica es la otra gran razón para ir de turismo –o de Erasmus– a Lille. El TGV la ha acercado aún más al resto de Europa: a 80 minutos de Londres, una hora de París y 35 minutos de Bruselas. Pero es que, incluso en coche, Gante está a menos de una hora, Amsterdam a poco más de tres horas y Colonia a menos de cuatro. El “problema”: si vais a Altos de Francia por un periodo limitado, hay tanto que ver en Lille y en los alrededores que no os querréis alejar. En avión hay vuelos directos a Barcelona y, estando tan cerca París y Bruselas, estáis a un paso de todo el mundo.

El tiempo en Lille no es lo mejor de la ciudad: como buena ciudad del norte no es muy cálida en invierno. Pero nos han asegurado que no llueve mucho y a nosotros, a principios de junio, nos tocaron unos días de sol estupendos.

QUÉ VER EN LILLE, NOS VAMOS DE TURISMO

LOS EDIFICIOS DE COLORES DE LA VIEUX LILLE

Los edificios muy bien restaurados de la vieja Lille nos recuerdan que un tiempo fue Flandes. Sus edificios de piedra y ladrillo en estilo flamenco con sus atractivas fachadas de colores no dejan lugar a dudas.

Norte de Francia Lille Casas Colores

EL PALAIS DE BEUX-ARTS

El Palacio de Bellas Artes de Lille es considerado el segundo museo más importante de Francia después del Louvre. Obras maestras de Goya, Delacroix o Rodin son sólo algunas de las que os podréis encontrar aquí.

EL PARQUE DE LA CIUDADELA

En los domingos y en los día festivos parece que toda la ciudad se reúne en este parque que rodea la muralla de la antigua ciudadela que mandó construir nada menos que Luis XIV. Niños, mayores, cantantes, malabaristas, patinadores, ciclistas… ¡No falta nadie!

LA CATEDRAL DE NOTRE-DAME DE LA TREILLE

Original mezcla de estilos: del neogótico de finales del siglo XIX al contemporáneo de su fachada, de 1999. Para su parte central se usaron 110 láminas de mármol blanco de 28 milímetros de espesor. ¿El resultado? Tenéis que entrar para ver los efectos de esa luz entre anaranjada y rosada. Único, una de las cosas imprescindibles que ver en Lille.

Norte de Francia Lille Catedral Notre Dame Treille Interior

LA GRAND PLACE Y LA PLACE DU THÉÂTRE

Estas dos plazas contiguas son el centro neurálgico de la ciudad. En ellas se encuentran los monumentos más emblemáticos de Lille: la estatua de la diosa símbolo de la resistencia de la ciudad contra el asedio de los austriacos en 1792, la Grand Garde, el Teatro de la Opera, la Vieille Bourse –la antigua bolsa, probablemente el edificio más interesante de la ciudad– y la Cámara de Comercio con su campanario de 76 metros.

Norte de Francia Lille Camara Comercio

LA GARE SAINT SAUVEUR

Una antigua estación restaurada y transformada en galería, con exposiciones gratuitas, eventos y un bar con terraza. Símbolo de la modernidad y la vida de la ciudad. Imperdible para todo el mundo, más para los hipsters.

EL AYUNTAMIENTO DE LILLE Y SU TORRE

No es muy antiguo –de la primera mitad del siglo XX– pero también es uno de los símbolos de la ciudad, sobre todo por su torre de 104 metros.

EURALILLE

La nueva parte de la ciudad inaugurada en 1994 alrededor de la estación de TGV –los trenes de alta velocidad de Francia–, el Gran Palais –con su centro de convenciones y exposiciones y auditorio– y el Centro Comercial Euralille.

QUÉ HACER EN LILLE: UN PASEO EN BICI POR LA CIUDAD CON LE GRAND HUIT

Como buena ciudad de Flandes, Lille es completamente plana. Si le añadimos sus muchos espacios verdes y los carriles bici, obtenemos la ciudad perfecta para recorrer en bicicleta.

Norte de Francia Lille Callejones

El dueño de Le Grand Huit lo tenía claro y ahora acompaña a turistas de todo el mundo en bici por su ciudad. Desde el centro y sus plazas a Euralille, la Citadela y su parque. Una forma divertida y cómoda de ver la ciudad en poco tiempo y haciendo un poco de ejercicio. Se llaman Le Grand Huit porque no sólo tienen bicis y tandemssino también… ¡una bici de ocho plazas! ¿Os atreveríais a probarla?

DÓNDE COMER EN LILLE: ESTAMINET GANTOIS

Parte de la experiencia de cualquier viaje a Francia es probar su gastronomía. Y Lille no es la excepción. Hablamos ya un poco de la cocina en nuestro artículo sobre el norte de Francia, de su tradición cervecera –sí, ¡aquí no son de vinos!– y de los estaminets, los restaurantes típicos de cocina flamenca tradicional.

Norte de Francia Lille Estaminet Gantois

En Lille, probamos el Estaminet Gantois, que se encuentra en el mejor hotel de lujo de Lille: L’ Hermitage de Gantois –que, por cierto, cuando fuimos estaba lleno porque se encontraba allí nada menos que la selección gala–. El hotel, construido en el edificio de un antiguo hospital, tiene un restaurante de alta cocina y un estaminet, a precios más accesibles. La flamiche aux maroilles –una especie de quiche con queso maroilles, un queso fuerte típico de la región– y la carbonade flamande –un estofado de ternera típico de Flandes, a base de carne de ternera cocida en cerveza– estaban exquisitos. No se puede decir que la cocina del norte de Francia sea ligera, ¡pero deliciosa lo es seguro!


issu de l’article : https://saltaconmigo.com/blog/2014/06/guia-lille-norte-francia-ver-hacer/

Commentaires

mood_bad
  • Aucun commentaire pour l'instant.
  • chat
    Ajouter un commentaire